El matrimonio cuando es con la persona que amas puede ser uno de los momentos más bonitos de tu vida; pero lo que viene despues, la luna de miel, sin duda es un extra que sería difícil rechazar.

Pasar unos días de viaje con el amor de tu vida, recién casados, liberarte de estrés, el trabajo, la familia,… ¿Suena maravilloso verdad?

Eso mismo pensaron las protagonistas de la historia que te contaremos a continuación, pero fue todo lo contrario.

México, el país elegido por Emma y Jo para pasar su luna de miel. Se alojaron en el hotel cinco estrellas Grand Bahía Príncipe Tulum, en la Riviera Maya.

Lo que parecía que iban a ser las vacaciones de sus sueños terminaron por torcerse hasta el punto de convertirse en la luna de miel más horrible que podamos imaginar.

La pareja contó esta historia en una entrevista para MailOnline. Emma cuenta que todo iba a la perfección hasta que se refirió a Jo como “mi mujer”.

Desde entonces el trato paso de ser amable a despectivo, incluso el personal del hotel hizo comentarios insultantes hacia la pareja.

No conformes con las malas miradas y palabras despectivas, el personal del hotel se dedicó a hacerles la estancia imposible incluso desde su habitación.

Destruyeron algunas de sus pertenencias, y alguien rompió un cenicero en la terraza de la suite, cenicero que el personal de limpieza se negó a recoger y que le causó cortes en un pie a Jo.

Al llegar a este límite las recién casadas contactaron con su agente de viajes que pidió que documentaran con fotos todo lo que estaba ocurriendo incluyendo fotografías de las personas implicadas, pero ni esto hizo cambiar la actitud de los trabajadores del hotel, por lo que la pareja se decidió a contar su historia y hacerla pública.

Una vez que la pareja regresó al Reino Unido pusieron una queja expresa en Thomas Cook, la agencia de viajes con la que contrataron su luna de miel, y tuvieron que esperar más de un mes para recibir una respuesta… Un correo electrónico en el que les ofrecían £500 en vales para gastar en la agencia.

Como es lógico la pareja no quería volver a contratar ningún viaje con esa compañía por lo que declinaron la oferta y pidieron que el dinero les fuera devuelto en efectivo, a lo que la compañía respondió que solo podían devolverles £300 en efectivo y el resto en vales, lo que representa solo un 10% del precio total que pagaron por su luna de miel.

La pareja rechazó la oferta, y la agencia de viajes Thomas Cook hizo unas declaraciones en las que expresaban su consternación y repudio ante situaciones así, aclarando que estaba siendo investigado.