Toda madre estando embarazada está deseando realizarse la ecografía que le permita ver la carita de su bebe, pero en el caso de Laura Thomas y su novio Matthew, esta situación se volvió un poco terrorífica.

Con 30 semanas de embarazo fue a realizarse la ecografía, y esta mostraba al bebe mirando a cámara como si supiera que le estaban viendo, con el cerebro marcado, como si de un alienígena se tratase.

La foto al principio asustó a la pareja pero después les causo risa, la propia Laura compartió esta foto en sus redes sociales 11 meses después de esa ecografía cuando el pequeño Lucas ya había nacido y pasado todos sus exámenes médicos.

“En su momento no lo habría encontrado tan divertido si no fuese porque pensaron que algo estaba mal con su salud y eso me tenía preocupada. Pensé que no era él y las enfermeras se rieron”

Lucas es un niño sano y muy feliz.