Anuncios

Ana Suda y Mimi Hernandez, dos mujeres estadounidenses, se encontraban conversando en una gasolinera cuando fueron interrumpidas por un policía que las obligó a acompañarle hasta su coche patrulla y entregarle sus identificaciones.

Anuncios

Ambas estaban muy desconcertadas por la situación y le pidieron una explicación al agente mientras este revisaba sus documentos.

Lo que este les dijo es que decidió intervenir en la conversación cuando se enteró de que estaban hablando en español, ya que es algo inusual en el estado de Montana (el 1,4% de la población habla español).

Las mujeres le preguntaron si era por razones raciales a lo que el hombre contestó lo siguiente:

“No, no tiene nada que ver con eso. Tiene que ver con que ustedes estaban hablando español en la tienda de un estado en donde se habla inglés”.

El policía, que se identificó como O’Neal, mantuvo retenidas a las mujeres por más de 30 minutos. Esto motivó a las ciudadanas a grabar un vídeo de lo que estaba sucediendo y publicarlo en las redes sociales.

Ante la gran repercusión mediática que ha tenido este caso, las dos mujeres han decidido presentar su caso a la Unión Estadounidense de las Libertades Civiles.

Anuncios

Pero este caso no es algo aislado, hace tan solo unos días un abogado en Nueva York humilló a dos empleados de un restaurante por hablar en español.

Está de más decir que EEUU tiene una gran cantidad de inmigrantes hispanos, pero quienes hablan su idioma de origen, el español, siguen siendo discriminados.

Y estas tensiones han aumentado desde la llegada a la presidencia de Donald Trump y algunos de sus ideales.

Anuncios

AP

Aquí te dejamos el vídeo del policía y las dos mujeres:

Anuncios