El dicho “las cosas gratis saben mejor” se lo tomaron muy al pie de la letra la pareja de la que hablaremos a continuación.

Corinne Miller de 29 años y Adam Carroll de 28 apenas llevaban un mes saliendo juntos pero a Adam se le ocurrió qué sería muy gracioso pedirle matrimonio a Corinne en un bar para asi recibir comida o bebida gratis.

Esta pareja, originaria de Alabama, inició con esta atrevida idea en un viaje por el cumpleaños de Corinne y como ya habían gastado mucho dinero decidieron ahorrar en pequeñas cosas, como las bebidas.

Adam se arrodilló frente a Corinne y aunque ella ya sabía el plan fingió estar sorprendida. La gente a su alrededor parecía estar muy conmovida. Los recien “comprometidos” permitieron que el camarero les invitase a unos cuantos tragos y también lo hizo algún cliente para felicitarles.

Tras culminar con exito su plan la pareja se movió por otros bares utilizando la misma estrategia.

La pareja disfrutó tanto de su vida falsa de comprometidos que medes después Adam decidió hacerle de nuevi la pregunta a Corinne, pero esta vez de verdad.