«No le des la espalda. No le des la espalda, él está paseando tranquilamente», le ordena su padre. El vídeo que publicaremos a continuación le erizaría la piel a cualquiera, sin embargo este pequeño de solo 12 años supo enfrentar de una forma excelente la peligrosa situación en la que se vio envuelto.

Esta trepidante historia sucedió en Italia, en una montaña de Malga Nuova en la región de Torentino. Allí la familia Caliari, aprovechándose de las nuevas y más suaves medidas contra la pandemia del Coronavirus, hizo una salida para pasear por la naturaleza y por cosas del destino se tornó en una peligrosa aventura.

Un enorme oso comenzó a perseguir al pequeño Alessandro de tan solo 12 años. El niño obedeció a las ordenes de su padre y siguió su camino con ”tranquilidad” y sin mirar atrás, para no despertar aún más el interés de este mamífero de considerable tamaño.

En lugar de gritar y correr, algo que habríamos hecho la mayoría de personas, Alessandro supo mantener la compostura y actuó con sangre fría. Afortunadamente el niño logró llegar sano y salvo hasta el lugar en el que se encontraba su padre Loris.

El oso terminó por desinteresarse por el joven y decidió abandonar el lugar y desaparecer entre los arbustos del valle, después de brindarles un susto a la familia Caliari que nunca olvidarán.

A continuación te mostramos el vídeo de este momento: