La historia real de una dulce niña con capucha roja que iba a visitar a su abuelita, está rodeada de sangre y terror.

Mucho antes de que los hermanos Grimm versionaran esta historia, en el siglo XIV en Italia los campesinos solían contar una historia llamada “La finta nonna” que significa “La falsa abuela”.

Aunque esta versión se parece mucho a la que conocemos ahora, tiene algunas diferencias importantes.

En primer lugar la niña no tiene ninguna capucha roja, y el lobo es un hombre lobo que al final de la historia gana, es decir, ningún cazador logra salvarles.

Además de comerse a la abuela de la chica, el lobo la engaña para que se la coma con él.

La primera versión escrita fue “Le Petit Chaperon Rouge” de Charles Perrault, dónde se añadió por primera vez la capucha roja, esta historia se utilizaba para advertir a las chicas de que tuvieran cuidado con los hombres, representados por el lobo.Los hermanos Grimm versionaron esta historia de Charles Perrault pero le añadieron un final feliz, dónde el cazador aparecía para sacar a la abuelita de la tripa del lobo.