Esto sucedió en Inglaterra, donde un par de ladrones vieron a un hombre en silla de ruedas y dieron por hecho que sería un blanco facil, lo que no sabían era que este fue militar..

Roger Mercer, utilizó todos los conocimientos adquiridos en el ejercito para desarmar a los asaltantes, que portaban armas blancas de hasta 20cm.

“Pude quitarle el cuchillo de la mano y luego a él lo lancé por los aires. Él se quedó como ‘¿pero qué diablos pasó?’ Probablemente no se esperaba que alguien en silla de ruedas se defendiera”

Roger sirvió en Irlanda del Norte, Bosnia y Afganistan. En su último destino sufrió una herida en la espina dorsal, lo que le dejó paralitico.

Pero esto no le ha impedido hacer una vida normal incluso ha participado en matatones.