Subir las escaleras es como una forma de ejercicio incorporado a nuestra vida diaria.

Por ello el fabricante de vehículos Volkswagen decidió hacer un experimento social para motivar a la gente a subir por las escaleras normales y no utilizar tanto las mecánicas.

La solución que encontraron es llamada por la compañía ‘teoría de la diversión’.

Utilizaron las estaciones de transporte público de Odenplan en Estocolmo, ya que al día es la que más afluencia de gente tiene.

Colocaron paneles electrónicos en las escaleras que se asemejaban a las teclas de un piano, la gente que pasara por allí tenía dos opciones; subir por las aburridas escaleras mecánicas o por las geniales escaleras de piano.

Las reacciones de la gente que verás en el vídeo siguiente son realmente divertidas, y también ver que personas de todas las edades se atrevieron con las escaleras de piano.