Anuncios

Para la mayoría de nosotros que una persona cometa un asesinato es algo terrible y un hecho aislado ya que para llegar a ese extremo el asesino debe tener serios problemas mentales. Pero, qué pasa cuando el asesino es un niño…

Anuncios

Qué pasa por la mente de un ser tan pequeño y supuestamente inocente para llegar a cometer un hecho tan atroz como es acabar con una vida humana.

Algunos filósofos y psicólogos han afirmado que el asesinato forma parte de la normalidad y que, en realidad, la paz es el hecho aislado.

Como ejemplo de esto es el caso de Mary Bell que solo tenía 11 años cuando cometió dos asesinatos, aquí te contaremos algunos datos curiosos sobre su vida:

Ella nacio en 1957 en Newcastle, Inglaterra. Se crió rodeada de pobreza en un lugar donde todo el mundo a diario luchaba por sobrevivir de la forma que fuera.

Anuncios

Mary Bell fue víctima de abusos sexuales, su padre que se cree fue un delincuente y dejaba a la pequeña Mary con cualquier persona de confianza, o no. Estos «cuidadores» aprovechaban para abusar de ella.

Se cree con seguridad que la pequeña Mary Bell presenciaba los actos que su madre Betty realizaba con sus clientes. Betty se inclinó por el sadomasoquismo dentro de su profesión de prostituta y Mary era testigo de esos gestos tan violentos.

Anuncios

El 25 de mayo de 1968 un niño de 4 años llamado Martin Brown fue asesinado. El cuerpo del pequeño apareció en una casa abandonada cubierto de sangre y saliva. En principio la policía creyó que fue un accidente, sin embargo esta teoría se descartó al demostrarse que el pequeño fue brutalmente estrangulado.

Mary Bell no se conformó con ese asesinato y después de varios actos vandálicos más, decidió ir a por otra víctima humana.

Dos meses después de su primer asesinato, Mary acabó de la misma forma con la vida de una niña de tres años llamada Brian Howe. Pero esta vez Mary no estuvo sola, la acompañaba su hermana Norma Bell. No se sabe hasta que punto fue complice ya que las versiones de las niñas variaban tras cada interrogatorio.

Anuncios