Cuando le prometemos algo a alguien debemos cumplirlo, si no lo vamos a hacer vale más no ofrecerse a algo, ni decir nada. “Más vale pocas y verdaderas, que muchas y falsas”. Con el siguiente test podrás saber si realmente eres un persona que cumple sus promesas o si por el contrario fallas a tu palabra.