¿Te gusta comer patatas fritas, pero sabes que hacerlo muy a menudo es perjudicial para tu salud? Estás en el lugar indicado, aquí te enseñaremos como preparar unas auténticas patatas fritas saludables.

El primer paso para que nos salgan perfectas es comprar unas patatas específicas para freír, en cualquier supermercado encontraremos gran variedad de patatas solo hay que buscar las indicadas.

Después pela, lava y corta las patatas como normalmente lo harías para freírlas.

Una vez hecho esto, mételas el un bol con agua hielos y sal, hay que dejarlas reposar ahí aproximadamente 15 minutos, esto ayudará a que pierdan la mayor cantidad de almidón y así queden más crujientes.

Pasados los 15 minutos, escúrrelas y secalas con un paño de cocina limpio. ¡OJO! Deben estar bien secas.

Ahora colócalas en un tazón y añade una sola cucharada de aceite de oliva, mézclalas bien para que todas se impregnen del aceite.

Prepara una bandeja para el horno y extiende ahí las patatas, añade sal y si quieres otro condimento a tu gusto.

Hornea las patatas a 180 ºC durante 15 minutos, luego dales la vuelta y hornéalas 10 minutos más. 

Si quieres un toque más crujiente aún sube la temperatura a 250 ºC, déjalas 5 minutos y..

¡A COMER!