Ella es Lilian Weber, una anciana de 99 de Lowa, EEUU.

Desde el sillón de su casa colabora con la asociación Littledressesforafrica, que se encarga de llevar ropa a niños de África y de otras partes del mundo.

El objetivo de Weber era alcanzar los 1.000 vestidos para cuando cumpliera los 100 años.

Aunque hace un vestido diario ella asegura que podría llegar a hacer dos, si no hiciera cada uno con tanta dedicación y detalle.

Cada vestido es diferente para que las niñas puedan llevar el suyo personalizado.

Los vestidos están hechos de telas básicas pero ella siempre les añade un toque especial.

Lleva hechos más de 840 vestidos.

Estas niñas muestran orgullosas los vestidos que Lilian ha hecho, y le muestran su agradecimiento.

Esta anciana es un gran ejemplo a seguir.